Cargando...

¿Cómo funciona un vape desechable?

portada artículo vape desechable como se usa

Con la moda en auge de los pods desechables, no extraña que te preguntes cómo funciona un vape desechable. Lo cierto es que estos dispositivos llaman la atención gracias a que actualmente cuentan con una enorme cantidad de sabores, formatos, formas y niveles de nicotina.

Hoy te contamos cómo se usa un vape desechable, para que sepas qué esperar y qué no del mismo. Pero antes te dejamos una pequeña muestra de nuestra oferta de vapers desechables:

 

¿Qué es un vape desechable?

Aunque quizás ya lo sepas, no está de más comentar brevemente el concepto del vape desechable o vape de un solo uso. Se trata básicamente de un dispositivo pensado para conseguir una cantidad determinada de caladas de vaper, sin tener que preocuparse por recargar baterías, depósitos o cambiar partes de recambio.

Es el vape ideal para quienes fuman pero están pensando en cambiarse al vapeo, y temen complicarse demasiado con un dispositivo avanzado. Además, los modelos sin nicotina son el entretenimiento favorito en pubs y discotecas, sobre todo en los meses de verano.

¿Qué hay dentro de un vaper desechable?

Antes de hablar del funcionamiento, siempre resulta necesario hablar de componentes. Por ello te proponemos conocer qué tienen los vapes desechables en su interior:

La mayoría de vapes cuentan con varias partes en común, que pueden variar en dependencia de la gama del producto y su tipo. Como los vapes desechables vienen listos para usar, su mecanismo suele ser menos complejo, prescindiendo incluso de un botón para encendido.

Por lo demás, encontraremos:

  • Un depósito o cartucho: el cual contiene el líquido para vapear, compuesto por sabores, glicerina vegetal, propilenglicol y nicotina de forma opcional.
  • Una resistencia o atomizador: el elemento que se encarga que calentar el líquido lo suficiente como para convertirlo en el vapor que inhalaremos.
  • Una batería: que brinda energía a la resistencia para que esta haga su trabajo.
  • Una boquilla: que es a través de la cual inhala el vapor el usuario.
  • Un puerto de carga:las últimas generaciones de vapes desechables cuentan con puertos de carga para asegurarte que podrás disfrutar hasta la última gota de tu e-líquido, sin preocuparte por que se acabe la carga.

En la mayoría de vapes desechables, por no decir todos, inhalar hace que la batería se encienda y comience a calentar la resistencia, lo cual vaporiza el e-líquido en el depósito. Luego el usuario inhala el aerosol resultante en forma de vapor, de lo cual obtiene su nombre el vapeo o vaping.

¿Cómo funciona un vaper desechable?

Un vape desechable a menudo solamente necesita que aspires o inhales el vapor mediante la boquilla, tal y como lo harías como un cigarrillo prendido. No requieres prender un botón, recargar tu vape desechable o rellenarlo en ningún momento.

La batería que tiene adentro le da energía a una resistencia, que es la encargada de vaporizar el e-líquido que se encuentra dentro del depósito. Lo único que tendrás que hacer, por tanto, es aspirar a través de la boquilla, y disfrutar la cantidad de caladas que el tipo de vape que hayas elegido pueda ofrecer.

Ten en cuenta que esta cantidad de puffs o caladas es un aproximado calculado por una máquina que testea el producto, por lo que será contraproducente contar cada calada para asegurarte que, por ejemplo, el Elf Bar 600 brinde 600 caladas: quizás te brinde unas 50 menos o unas 50 más, eso dependerá de tu manera de vapear.

Preguntas Frecuentes

¿Cómo se recarga un vape desechable?

La idea detrás de un vape desechable es que no hay que recargarlo. De hecho, intentar abrir el vaper de un solo uso y rellenarlo en casa podría ser algo riesgoso.

¿Cuándo se acaba un vape desechable?

Un vape desechable se acaba cuando dejas de sentir sabor al hacer las caladas, esto porque el e-líquido está llegando a su fin, y si continúas insistiendo te llegará un sabor a quemado a la boca. Nada agradable para terminar tu vape.

¿Cuánto cuesta un vape desechable?

Un vape desechable puede costar entre 6 y 15 euros en función de la cantidad de e-líquido que contenga y por ende, la cantidad de caladas o puffs que proporcione.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.